martes, 23 de enero de 2018


100 cien versos de amor 100


Si me pides, ay amor,
que en cien versos yo te diga
el motivo que me obliga
cuánto dicta el corazón,
escribiré con pasión
cuanto a mi ventana asoma;
contaré con punto y coma
desenjaular lo sabroso,
y juro ser generoso
si es que mi pluma razona.

¿Y en cien versos que te digo
que no te habría dicho antes?
Que sus sílabas galantes
te prestarán todo abrigo;
más por mucho no consigo
que te entregues a mi amor
ofreciendo lo mejor
que un sencillo amor ofrece;
sabiendo que tú mereces
más que ofrecer pueda yo.

Ya sabes, motivos tuve
de estar muy enamorado
pues persigo obsesionado
trotando de nube en nube
sílabas con be y con uve
para hablarte de mi amor:
eludo me adulador
y aunque fuera de servicio
propongo yo un armisticio
a este fuego a discreción.

Que disparan tus poderes
de belleza singular,
y cómo pude olvidar
pensar en otras mujeres;
pues solo a ti te prefiere
ese amor que siempre en danza
hoy afina la balanza
con toda filosofía
que le da su analogía
de raquítica esperanza.

Tras un sinfín de cuartetas
quise adentrarme en los versos
para hacerlos más excelsos,
pretendiendo ser poeta;
pero con regla obsoleta
al más puro estilo clásico
y desdeñar lo más básico
puse a itinerar el alma
y anudar con toda calma
los atisbo de un agracio.

Aunar las sonoridades
para mis leves coplillas
y hacer fugaces ‘quintillas’
ágiles, convencionales,
donde apoyar los puntales
de mi anhelo en desarrollo.
Siempre buscando el apoyo
sin agravios de pereza
de aquel que todo comienza
a satisfacer su aliento
y acredita el documento
a edificar por su cuenta.

Y por fin las ‘espinelas’
mis décimas elocuentes
las buceo, intensamente,
por mares o callejuelas
donde dejar mis esquelas,
mis sentires más profundos,
amorosos, o jocundos,
diez versos dan para mucho;
y recargan mi cartucho,
si son versos iracundos.

Para ofrecerte castillos
y lunas con todo hechizo
quise ejercer de castizo
y escribí mil estribillos
para ayunos ‘sonetillos’
buscando un renglón vibrante
aparentar ser brillante
para sentirme a tu altura:
créetelo tú, criatura
me pareció alucinante.

tras arrebato de amor
de justificado aprieto
pensó para ti un soneto
y ofrecerte lo mejor:
ahondar arte mayor
para sentirme importante;
pues de manera galante
presentar ante tus ojos
equilibrados manojos
de una cosecha fragante!

Con amor y desatino
endecasílabos puros
escribí por ti lo juro:
más, andando yo el camino
maduré el alejandrino
para ofrecer lo mejor;
y me arropó el pundonor
que dictan mis sentimientos
y buscando a compás lento
conseguir quise tu amor.

Fernando naranjo duran


14-1-2018

domingo, 10 de diciembre de 2017

Arancel..





Arancel..

Sigo sin saber decir
pero sigo enamorado
y sigo pensando en ti
aunque pase un mal momento;
quizás me lo habré buscado.

Aunque ya nací con ello
y por tanto no me asombra:
mi espíritu al degüello
me envalentona o me agacha,
de mis ánimos se cobra.

Y giran cual carrusel
mis ilusiones perdidas,
y es que ya no soy aquel
que supo tapar con lonas
el avatar de la  vida.

Me concede el carrusel
el uso de la nostalgia:
colorear a pincel
la imagen de aquel ayer
a través de la palabra.

Más, un cielo macilento,
agrio alimento del alma
nos anuda a su argumento;
y de un hondo sentimiento
solo consigue su alarma.

Cuánto afana la conciencia
¿Todo lo quiere juzgar?
Sin conceder indulgencias
cruje al alma que no envidio
dudando dónde anidar..

fernando naranjo duran

10-12-2017

jueves, 7 de diciembre de 2017

La Luna roja..




Su madurez y esplendor
objeto de mi deseo,
se diluye al horizonte
tras mi ilusión casquivana
de prender su camafeo..

No quiero vivir el sueño
que me hiciera ser mendigo,
desvaneció se el empeño
del poeta hacer más versos
esclavo de cuanto dijo.

Quizás la luna rosada
mostrara amor por sus versos
y en un guiño de mujer
hacer a este  bardo asceta
morder el polvo por ello.

No debe su pluma izar
la vela del sentimiento:
¿Para qué si no ha de hallar
ensamblar ambos lenguajes
un acorde a compás lento?.

El alma de los poetas
difícil es de amarrar:
tras de una Luna se van
lo mismo que las cometas
cuando el viento hacer  bogar..

fernando naranjo duran


5-12-2017

sábado, 2 de diciembre de 2017

Naufragar..)



Eché un cabo al corazón
que navegó un mar de leva:
con tan profunda  pasión
que una vía al cascarón
quebrara al palo mayor
y desarboló sus velas.

No vuelva hacerse a la mar
corazón de tierra adentro.
¿Quién le mandó a navegar?
¡Torpe de braza a los vientos!
¿Qué pretende conquistar
si solo arriba a tormentos?

De una lírica ancestral
y seguros horizontes
no hay puertos donde amarrar:
no oigas cantar a sirenas
sigue le el rumbo al destino:
os guiará;  sabe dios dónde...

fernando naranjo duran


2-12-2017

viernes, 1 de diciembre de 2017

A cuestas..



Aunque presuma diciembre
de mes pomposo y festivo,
yo quiero más a noviembre
y a su tono pardo o gris:
soy de colores quebrados
sobre un fondo un tanto esquivo.

Tengo una pena en el alma
que solo queda en mi adentro:
mientras las luces festejan
el árbol de navidad,
añoro cuanto he perdido
cuanto dejé al caminar:
de estas fechas, soy recuerdo;
sin conseguir ser olvido..

Acuestas llevo a noviembre
y a su luz de alumbramiento:
le pertenezco de siempre
arisco de agreste frío
de la sierra, soy  lamento.
Mi alma bogará aquel río
que hoy me da el consentimiento..

fernando naranjo duran


1-12-2017

miércoles, 29 de noviembre de 2017




Puedo?..

Si yo te ofrezco una rosa
te vas a escandalizar?
Si no debo: di, no puedo;
por algo que yo no sepa
y debas tú de ocultar.

Yo paseo mi canasta
y la ofrezco por doquier:
por ser hermosa o por guapa,
elegante o pizpireta
su talante de mujer!

Tenga o no tenga marío
pues no la voy a raptar?
Pues el gusto ha sido el mío
que gentil ofrezco rosas
sin por ello enamorar..

Llevo a gala mis piropos
por una simple mirada:
yo reparto caprichoso
y al cimbreo de un palmito
mis requiebros  generosos!..


Fernando naranjo duran


28-11-2017


martes, 21 de noviembre de 2017

Entre mis hojas..






Soy de oficio soñador
y escribidor de mis sueños:
soy el que no es hoy el dueño
del amor que ayer soñó
y empeñado en dar amor
a cambio de una sonrisa.
Soy el que no tiene prisa
y el que de amor tu desdeñas
si no eres del todo dueña
de su alma y de su valija.

Yo soy como un libro abierto
tan desnudo entre renglones;
el que no tiene razones
de temer ser descubierto.
Más, cuando tu suave aliento
deslices sobre mis hojas
y éstas vean te despojas
el satén ante sus versos,
mis labios como posesos
recorran tu piel a solas..

fernando naranjo duran


21-11-2017